Estados de ánimo

Los estados de ánimo se imponen en nosotros, no se nos presentan como fenómenos subjetivos que son, sino como realidades indiscutibles ocupando todo nuestro ser.

El hacernos capaces de observar los estados de ánimo como lo que son, nos permite intervenir en ellos y poder modificarlos. Esto va a ser de gran importancia ya que los estados de ánimo condicionan tanto las acciones que llevamos a cabo como nuestra manera de abordarlas.
Según nuestro estado de ánimo vemos el mundo.

Cuando te sobrevenga una emoción desagradable como el miedo o la angustia, en lugar de pasar a toda prisa de manera casi inconsciente a otra cosa para aliviarte, es muy buena opción PARAR, observar esta emoción o estado de ánimo de manera directa, sin miedo, observar así mismo la respiración y qué ocurre con ésta tras haber respirado tu emoción, después si quieres, cambia de actividad.

Hay una casi imperceptible pero mayúscula diferencia en este gesto, has transformado la resistencia en ACEPTACIÓN y seguidamente has elegido cambiar de actividad, pasas pues a la acción de manera consciente.

La resistencia agranda de manera significativa tanto el dolor emocional, como mental o físico.

ABRAZA TU ANSIEDAD.

 

Redactado por: Inma Gómez-Lechón, Terapeuta & Coach.
Foto de Eli Defaria descargada en Unsplash.

(Visited 137 times, 1 visits today)